El desafío con Brasil: Ser Canadá y no México

Me llegó vía mail un artículo de Gonzalez Fraga muy bueno (y breve) sobre las economías argentina y brasilera, del que destaco la siguiente frase como resumen:
Nuestro desafío es ser el Canadá de este nuevo Estados Unidos, y no el México
Abajo el artículo completo.
Fuente: Newsletter mensual "Evidencias" Nº 354, 19 de Octubre 2009, EDITOR: Luis Pico Estrada.

***

La locomotora brasilera (la fuerza impulsora de America del Sur ) produce en la Argentina sentimientos comunes de envidia, resentimiento y competencia. Un intelectual de primer nivel – Javier González Fraga trasmite su visión. Es una mirada luminosa en medio de la oscuridad.

1. Argentina ¿potencia sudamericana? Es común escuchar que “la economía argentina era más grande que la brasileña hasta no hace mucho”. Sin dejar de ser cierta esa información, es confusa e imprecisa, porque oculta una parte importante de la realidad, que acompaña esta nota. La Argentina fue más que Brasil sólo entre 1890 y 1940, como consecuencia del espectacular crecimiento que tuvo nuestro país al incorporar productivamente la pampa húmeda y al recibir a millones de inmigrantes dispuestos a trabajar duramente, en un mundo hambriento por nuestros granos y nuestras carnes. Este crecimiento mucho mayor al del Brasil se da entre 1860 y 1910, y desde la crisis del 30, pero especialmente desde la posguerra del 45, Brasil pasa a crecer más rápido que nosotros. Por eso no debemos confundirnos: el Brasil era ya un imperio importante cuando la Argentina recién empezaba a organizarse; y cuando Salvador de Bahía era ya una ciudad, Buenos Aires era una aldea, aún menor que Salta, Córdoba, y muchas ciudades de Latinoamérica.

2. En 1810, cuando Río de Janeiro era la capital de un reino que incluía a Portugal, Brasil era casi cuatro veces más grande económicamente que la Argentina. Ahora, que no llega a ser tres veces mayor. Consecuentemente los 50 años en los que la Argentina fue más que Brasil constituye la excepción y no la regla, y no debe sorprendernos, ya que Brasil es tres veces más grande en territorio, y casi cinco veces mayor en población. Es interesante destacar que Brasil creció mucho más que nuestro país entre 1940 y 1990, cuando ocurrió la industrialización brasileña, bajo la influencia de las ideas de Celso Furtado, discípulo y colega de nuestro Raúl Prebisch en la CEPAL, muy bien continuadas por Helio Jaguaribe y otros pensadores que supieron anteponer la realidad del país, a la influencia de modas importadas.

3. Nuestro desafío es ser el Canadá de este nuevo Estados Unidos, y no el México. Canadá no es rival de los EE.UU.; tiene una población mucho menor, y una economía que es casi la décima parte, pero su PBI per cápita es casi igual. Tampoco pretende ser una potencia militar, ni tener el poder mundial que tiene su vecino del sur. Pero mantiene una calidad de vida equivalente o en muchos casos superior al de los estadounidenses. Le exporta a los EE.UU. bienes y servicios de alta calidad, que le permite pagar salarios muy altos. Por el contrario, México fundamentalmente le exporta materias primas, minerales o agrícolas, y le “vende” mano de obra barata a través de la inmigración o de las maquilas. Está claro que nosotros debemos intentar ser como Canadá, y no como México. Pero nadie nos va a regalar esa opción, por el contrario, nuestro vecino Chile trabaja para convertirse en el socio estratégico de Brasil en la región. Somos nosotros, a partir de una clara estrategia de crecimiento y posicionamiento frente al Brasil, que debemos luchar por lograr ese desafío.

4. Es decir que mal podemos pretender tener una clase dirigente que hoy promedie los 50 o 60 años,cuando hace 30 años esos jóvenes intelectualmente inquietos podían ser objeto de la persecución, la muerte o el destierro. Los argentinos debemos superar los complejos, dejar de lado la envidia, y asumir como una enorme suerte ser vecinos de un país que será una de las cinco economías más grandes del planeta en sólo 20 años más.

***


Fotografía que tomé al Monumento a los Bandeirantes, en São Paulo. Los Bandeirantes fueron los portugueses que desde el s. XVI colonizaron el territorio profundo de la América portuguesa, llevando los límites actuales del territorio brasilero mucho más allá del Tratado que Portugal había firmado con España. ¿Se acuerdan, de la secundaria, del Tratado de Tordesillas? Bueno, ese.

1 comentario:

Andrés dijo...

por como estan las cosas
MEXICO seria una gran cosa
CALLATE CALLATE QUE ME DESESPERAS