Las 7 errores centrales del kirchnerismo, cómo se están resolviendo y por qué se puede ser optimista con el país

(No hay mejor post que el que contiene todo lo que querés decir y más pero es otro el que se toma el trabajo de hacerlo, por eso convertí este hilo de tuits de @jagustinmaza del 20/9/2018 en este post./Apu)

Preocupado por escuchar tantos amigos desesperanzados y pesimistas repitiendo el recurrente ciclo nacional de ilusión y desencanto, voy a tratar de resumir por qué creo que estamos mucho mejor que hace 3 años y por qué hay buenas razones para ser optimista con el futuro del país. El gobierno anterior implementó 7 políticas que estaban llevando al país a una catástrofe o al menos a una declinación aún más pronunciada de la que sufrimos por décadas. Estos 7 errores deliberados han sido revertidos o están en proceso de reversión por el gobierno de Cambiemos:

1. Aislamiento del mercado financiero internacional, default parcial de la deuda, cepo cambiario y control de capitales. Hay un consenso generalizado de que bajo estas condiciones un país no podía insertarse en el comercio internacional, ampliar su oferta exportable ni aprovechar el flujo de inversiones y transferencia de tecnología, obstaculizando severamente su desarrollo. Cambiemos revirtió con éxito esta política y asumió varios costos hundidos de obligaciones impagas, comenzando la reconexión de la economía con el mundo globalizado.

2. Congelamiento tarifario y subsidios masivos al consumo de energía, y transporte. Se llegó a extremos delirantes, donde las tarifas no cubrían el 10% del costo de los servicios. El costo fiscal llegó en 2015 a más de 5% del PBI, asignado de la forma más ineficiente imaginable, incluyendo su robo sistemático. Pero esto no cubría los costos de capital, por lo que los niveles de desinversión, agotamiento de reservas y destrucción de capital fueron fenomenales y de aún mayor alcance que los subsidios gargantuescos despilfarrados. Está claro el esfuerzo y el cambio cultural que ha producido el Gobierno en esta área. Las tarifas se recalcularon, los subsidios se recortaron y los flujos de inversión se revirtieron. Queda un trecho por recorrer, pero empiezan a pagar sus frutos exhibidos i.e. en Vaca Muerta.

3. Intervención del INDEC y destrucción del sistema de estadísticas públicas. Esta política de desmantelamiento, camuflaje y propagación oficial de información errónea deliberada no tiene antecedentes en el país y nos acercó al estándar de dictaduras marginales. Creo que existe un consenso generalizado acerca de la recuperación y fortalecimiento del sistema nacional de estadísticas que ha implementado el Gobierno de Cambiemos. Sin esto, directamente no es posible el debate de políticas públicas ni la adopción de decisiones informadas.

4. Mega-corrupción del sistema de inversión pública y compras del Estado, causando el régimen más ineficiente y opaco del que tenga memoria. Su descalabro se evidenció al adjudicar el nuevo Gobierno obras (como las viales) y compras (como en el PAMI) a valores muy inferiores. Este mecanismo ahora está siendo expuesto en la justicia en un proceso histórico de revelaciones asombrosas. La contracara es la implementación de un plan de infraestructura muy ambicioso y comprehensivo, dentro de un esquema mucho más transparente y competitivo.  Los cambios en transporte aéreo, sistema vial de autovías, puertos, recuperación de infraestructura ferroviaria e inversión en cloacas y saneamiento están mostrando resultados muy destacados y de marcadísimo contraste con la situación anterior. 

5. Incremento descontrolado del gasto público, presión fiscal record y financiamiento de alto déficit fiscal con emisión monetaria espúrea. El Gobierno anterior aumentó el gasto público consolidado del 26% al 47% del PBI, derrochando todos los recursos extraordinarios que recibió, aumentando brutalmente la presión fiscal con impuestos distorsivos y causando un déficit fiscal creciente que decidió financiar con emisión monetaria descontrolada. En 2015, llegó a financiar 4% del PBI con emisión monetaria, traspasando graves problemas de inflación futura. Cambiemos se propuso reducir gradualmente el gasto, la presión fiscal y la emisión monetaria sin respaldo simultáneamente. Fijó un programa de reducción de retenciones y logró aprobar una reforma fiscal atacando impuestos distorsivos (bienes personales, cheque, ingresos brutos), redujo los subsidios a los servicios públicos y el déficit de las empresas públicas. Al mismo tiempo, incrementó el gasto social (en 2017 fue record histórico) y asumió la reparación histórica de la deuda previsional oculta en una enorme bola de juicios apilados en los tribunales. Redujo gradualmente la emisión monetaria sin respaldo hasta su eliminación completa acordada con el Fondo este año. Para financiar su plan de reducción del deficit, decidió emitir deuda pública en el mercado financiero internacional. ¿Podría haber hecho un ajuste de gasto más drástico al inicio? ¿El nivel de exposición a los mercados internacionales de deuda podía resultar demasiado elevado para ciertos escenarios críticos, como el que terminó ocurriendo este año? Quizás. Pero el cambio fundamental es que ahora se está buscando resolver lo que antes no era ni siquiera reconocido como problema. Casi nadie duda hoy que el nivel de gasto público, déficit fiscal y presión tributaria son problemas muy graves a resolver. Tremendo cambio cultural. El Gobierno puede estar mostrando fallas y fracasos en su resolución, pero los reconoce como tales y ha demostrado capacidad de auto-corrección y voluntad de ir en el sentido de resolverlos. Esto, para mi, es una diferencia cualitativa abismal a lo que teníamos antes.

6. Política internacional de aislamiento, conflicto improductivo con los vecinos, alianza con países parias y/o corruptos y desconfianza generalizada del mundo relevante. Esta política del kirchnerismo incluyó todo tipo errores, papelones, destrucción de vínculos, desprecio de compromisos básicos y conflictos insuflados por razones desmesuradas y muchas veces imaginarias (como el conflicto con las pasteras) y hasta actos de traición y cobardía, como el pacto con Irán o los negociados de deuda pública con tránsfugas chavistas. La política del actual Gobierno ha revertido esta situación al extremo de generar una credibilidad y reinserción internacional tal, que llevó a muchos a sobrestimar en donde estábamos realmente. Las euforias suelen traernos problemas. Nunca vi una Argentina más activa y protagonista en la escena internacional, ni contar con las expresiones de apoyo que ha recibido este Gobierno de los principales líderes, gobiernos y organizaciones del mundo. Y la diplomacia del Presidente ayudó mucho en las buenas y malas.

7. Control de los medios, destrucción de los mecanismos de control del Estado y sujeción corrupta del sistema judicial. Son hechos reconocidos que el Gobierno anterior controló los medios de comunicación con el uso arbitrario de una pauta publicitaria gigantesca y desmedida.
A eso le sumó el pago sistemático de periodistas por medio de fondos reservados y otras cajas para-estatales, además del hostigamiento de los medios y periodistas que no querían someterse a su voluntad. Para implementar su sistema de recaudación ilegal y robo sistemático de las arcas públicas, desmanteló los sistemas de controles básicos del Estado, como la SIGEN, que puso a cargo de la esposa del ministro a cargo de la asignación de los fondos a ser capturados. Y para mayor seguridad, corrompió sistemáticamente al ya endeble cuerpo de 12 jueces federales con competencia en los delitos de corrupción contra el Estado Nacional para proveerse de protección judicial y hostigamiento de sus adversarios políticos. Parece subida de tono la adjetivación, pero resulta que es una descripción más bien clínica de los que surge de la prueba rendida en causas judiciales muy avanzadas, donde muchos de los principales responsables están presos y comienzan a ser juzgados y condenados por sus actos. El cambio en materia de comunicación pública, modos de vinculación con los medios y libertad de expresión no puede ser más evidente. A tal punto que la clase política está alarmada de la falta de control del Gobierno sobre lo que se dice en los medios a cualquier hora del día. La pauta publicitaria se ha reducido drásticamente y su asignación se ha hecho mucho más transparente. Los sistemas de control de las cuentas públicas se han restablecido y parecen funcionar razonablemente. El Gobierno impulsó en el Congreso nuevas leyes anti-corrupción, como la ley de delación premiada, que han hecho posible la apertura de un proceso de revisión del sistema de mega-corrupción que el propio Gobierno no parece controlar. El sistema está lejos de ser ideal, pero estamos a mucha distancia de donde estábamos en 2015. Y la tendencia parece ir hacia una mejoría, impulsada por la designación de nuevos jueces por canales institucionales más adecuados, leyes que incorporan estándares internacionales. El sistema está lejos de ser ideal, pero estamos a mucha distancia de donde estábamos en 2015. Y la tendencia parece ir hacia una mejoría, impulsada por la designación de nuevos jueces por canales institucionales más adecuados, leyes que incorporan estándares internacionales en materia de corrupción y transparencia y ahora un cambio en el liderazgo de la Corte hacia una visión más profesional, independiente y neutral del poder judicial.
 
Para mi, estos eran los 7 males y errores centrales del Gobierno anterior, resultado de políticas deliberadas y hasta hoy defendidas cerradamente por sus partidarios. Y en los 7 veo una reversión y cambio fundamental, que nos hace un país bastante mejor al que teníamos en 2015.

La historia a partir de la foto de unos emprendedores marplatenses


Estando en Bariloche, tuiteé algo que vi de adaptar el producto al cliente y no esperar que suceda lo opuesto. Como @eugeugeee y son emprendedores en Mar del Plata, nos pusimos a hablar del tema por privado. Ya que estamos paso el chivo:


https://twitter.com/Apuntes_/status/899236143081955331
Ahora la anécdota que me cuenta Eugenia hoy 27/9/2017:
Sábado 16/9 nos encontramos a Mariu en la calle por nuestro barrio, nos sacamos esta foto.
https://twitter.com/eugeugeee/status/909266758812520453

Le decimos que somos emprendedores del barrio, nos tira unos datos y nos ofrece anotarnos en una planilla para contactarse a futuro (no le creemos tanto). Martes 19/9 me llama Magdalena Aguerre presidenta de Fogaba (Fondo de Garantías Bonaerenses). Son el fondo mediador entre los bancos y los pequeños empresarios. La charla concluye con que un gerente comercial se iba a comunicar conmigo (con más entusiasmo empiezo a creerles). Mismo Martes 19/9 me llama Sergio Vieras, gerente comercial de Fogaba, para pactar una entrevista personal en nuestro espacio. Martes 26/09 viene Sergio y un coordinador zonal de Mar del Plata. El mismo día nos llaman del banco para a la brevedad comenzar los trámites para un crédito que nos permitirá comprar dos maquinas y tomar personal.
Las máquinas: una se compone de dos cuerpos, una parte genera bolsitas y la otra dosifica lo que quieras poner dentro (nosotros pondríamos las semillas, granola, croutons para que no se humedezcan). La otra máquina hace los sachets de aderezo. Mandás a hacer tu diseño y tipo Hellmans te salen los sobrecitos de aderezo Greenfields. Una bomba, no sólo visual, sino operativamente y obvio los costos te los baja a mil. Una vez adquiridas éstas, y que pase la temporada, vendría otra máquina que cierra las ensaladas con atmósfera modificada, lo que le da más vida útil al producto sin nada extraño de por medio. En vez de 3 días, 5/6 más o menos. Esto te hace más eficiente la producción (podés hacer órdenes de producción de mayor volumen) y te reduce el desperdicio, te eleva el nivel de producto y la experiencia de adquirirlo, y te deja cintura para sumar más cosas.
Reiteradas veces remarcaron que de ahora en más, son nuestros aliados. Le escribo a Magdalena la presidenta de Fobaga agradeciéndole y pidiéndole que si la ve a Mariu le diga: Gracias por escuchar, me dijo que la ve, y que se lo va a decir. Final feliz, destino inesperado, gente que le importamos, ¡felicidad pura! Más allá de este nuevo comienzo acompañados, nuestra historia es de súper esfuerzo y sacrificio. Está bueno encontrar a alguien que te tire una mano tan certera, acá intentamos asesorarnos e intentar encontrar ayuda y literalmente todos nos tiraban abajo (frases como "ya vimos pasar muchos con las ensaladitas .. ojo porque fundirse es fácil..."), desmotivaciones varias .. y entre todo eso sale ahí una mano salvadora .. tan contundente. Es increíble. Esa es la historia a partir de la foto.

El Plan Secreto de Cambiemos en el Poder (II)

Ya vimos por qué 2016 fue un año de transición. Se desarmó la bomba y no estalló la crisis abierta a la que estábamos acostumbrados los argentinos en cada fin de ciclo.

¿Pero cuál es el proyecto de gobierno? ¿Es cierto que, como critican por izquierda, Macri tiene un plan neoliberal de ajuste que nos lleva al estallido o, como le pegan por derecha, es solo populismo kirchnerista con buenos modales que por falta de ajuste vamos al estallido?

Va mi visión de lo que está pasando.

Cambiemos sueña con que Argentina sea un país con cada vez mas empresas, cada vez más competitivas, que creen más y mejor trabajo genuino y vendan más aquí y a más países para poder ir bajando la enorme pobreza heredada (con el Estado muy presente cumpliendo su rol de generar esas condiciones, además de ocuparse de la seguridad social, justicia, defensa, obras públicas, etc). En un país con una fuerte tradición estatista y donde el empresario no es sujeto de admiración sino todo lo contrario, que el objetivo sea la prosperidad del sector privado no es poca cosa. Pero a diferencia del peronismo menemista, no cree en el liberalismo puro y el desarrollo espontáneo. Tampoco es la continuidad del peronismo kirchnerista, sólo porque se mantienen YPF y Aerolíneas estatales y la Asignación Universal por Hijo. No es ni la UCeDé ni "kirchnerismo para chetos". Es otra cosa y no un promedio de ambos.

Es diferente no sólo en el objetivo sino en el método. Resuelve problemas concretos y no se pierde en discusiones simbólicas tan caras a otros espacios políticos. No se mueve en el eje "derecha-izquierda política" sino en el eje resultados-chamuyo. Es gestión orientada a resultados.

Cambiemos parte del diagnóstico de que tenemos una economía cerrada, ahogada de impuestos pero también otros costos, menos expuestos, que nos impiden ser competitivos. Y en vez de la devaluación (y baja del salario real) como solución inmediata a todos los males, intenta corregir los motivos por los que somos caros. Si como fundador del broteverdismo me permiten extenderme en la metáfora agronómica, la Argentina es un huerto en un suelo sin nutrientes, saturado de sal, con las paredes bloqueando el sol y alimentado con napas de agua contaminadas. La tarea (lenta, aburrida, sin épica) es ir removiendo uno por uno los factores que impiden el desarrollo.

Primero se atacaron los más obvios y sistémicos: el cepo, el costo del capital, la inflación, los impuestos, que son el envenenamiento por exceso de sal que mencionábamos arriba. 
El costo promedio de la deuda Argentina es ahora 4,80% anual en dólares (a corto plazo paga 2,75% las Letes, a 30 años paga 7,15%). Ayudado por la situación internacional, son las tasas más bajas de nuestra historia. Hace muy pocos años, y en la misma situación internacional, el kirchnerismo colocaba deuda al 15% en dólares.

Esto es importante porque el costo que paga el Soberano (la República Argentina) al emitir sus bonos es el piso para el sector privado. Bajando el costo del capital, la cantidad de proyectos privados a largo plazo que se hacen rentables sube porque la rentabilidad necesaria baja. Ej: Los proyectos de energía renovable (inversiones a 20 años) que durante el kirchnerismo requerían cobrarle al Estado u$120 el MWh, hoy (con contratos similares y comparables) promediaron US$ 57,44 por MWh. Es la magia de bajar el costo de la deuda (lo que requirió salir del default pagándole a los holdouts, emitir deuda nueva para pagar deuda vieja, etc).

Gracias a la baja de tasas soberanas y a generar trámites simplificados orientados a simplificarle la vida al sector privado, una pyme exportadora de Charata, a 280 km de Resistencia, Chaco, colocó u$ 100.000 de deuda a 5,48%. Es histórico.

Inflación e impuestos es la lucha más difícil por el enorme déficit heredado pero en 2016 fue la primera vez que bajó la presión tributaria desde 2002 y la inflación de los últimos 12 meses se encuentra al escribir estas líneas (julio 2017) y con la economía en crecimiento, en 21%, el nivel más bajo desde 2009 (año en el que bajó porque la economía se desplomó como un piano).

Pero lo más interesante no son los factores macroeconómicos sino los más micro, donde con un análisis de espina de pescado se va buscando entender ¿por qué este producto es más caro? y reducir los costos, empezando por la logística. Los dejo con el trágico ejemplo de los celulares de Tierra del Fuego (artículo del 2015) y retomaremos en un siguiente post.