En 2 días llega a Israel el Papa Francisco

Publicado en Apuntes Urbanos

Reproduzco esta nota que me llegó por el mailing del arquitecto argentino-israelí Aharon Erlich "De todo un poco".

LA VISITA DEL PAPA FRANCISCO A ISRAEL.

         El Papa Francisco I llegará a Israel el próximo domingo 25 de mayo, fecha por demás destacada en el calendario de su Argentina natal, día en que se celebra la Revolución de Mayo del 25 de Mayo de 1810, fecha en la que se formó el Primer Gobierno Patrio, que desconocía la autoridad que hasta ese momento ejercía la corona española.
         Su llegada está prevista para las 16:30 horas al Aeropuerto Internacional Ben Gurion, cerca de Tel Aviv, en donde se le dará la bienvenida oficial. De ahí se trasladará en helicóptero hasta el Har Hatzofim, el Monte Scopus, en Jerusalén.
         Curiosamente el Papa llegará al Aeropuerto Ben Gurión procedente de Belén. El trayecto de Belén a Jerusalén puede hacerse en menos de 15 minutos. Pero evidentemente que las exigencias protocolares obligan a hacer el periplo indirecto, pasando de Belén a Ben Gurión y recién después de ahí a Jerusalén.
         Será esta la cuarta visita de un Papa a Israel, después de las visitas del Papa Paulo VI, hace exactamente 50 años; la visita del Papa Juan Pablo II, en el año 2000 y la del Papa Benedicto XVI, en el año 2009.
         No será esta la primera vez que el Papa llega a Israel, ya que en el año 1973, cuando era Superior de la Compañía de Jesús, estuvo en Israel, visitó lugares de interés para el cristianismo en la Galilea y al llegar a Jerusalén, era el mes de octubre de 1973, justo estalló la Guerra de Yom Kipur, recibió instrucciones de no salir del hotel, por lo que no pudo ver mucho de la ciudad.
         Jorge Mario Bergoglio, o sea el Papa Francisco o Franciscus en latín, o Francesco en italiano, nació el 17 de diciembre de 1936 en el barrio de Flores, en Buenos Aires, Argentina. O sea que tiene hoy 77 años. Es el Papa número 266 de la Iglesia Católica.
         Fue elegido Papa, en el cónclave reunido después de la renuncia del Papa Benedicto XVI, el 13 de marzo de 2013.
         Es el primer Papa proveniente del continente americano y el primer Papa no europeo. Es el primer Papa jesuita. Su nombre Francisco, el primer Papa con este nombre, lo tomó de San Francisco de Asís.
         Luego de su visita a Jordania y a la Autoridad Palestina, el lunes 26 de mayo, el Papa tendrá un abultado programa de visitas en nuestra capital Jerusalén.
         A las 09:10 estará en el Kotel, el Muro de los Lamentos en la Ciudad Vieja. Luego en el Monte Herzl donde colocará una ofrenda floral ante la tumba de Theodor Herzl, el visionario del Estado Judío.
         A las 10:00 de la mañana se llevará a cabo la visita al Museo del Holocausto, Yad Vashem.
         Yad Vashem ha abierto una página especial en Internet con datos especiales en español, alrededor de la visita y desde donde se podrá seguir en directo, la visita del Sumo Pontífice:


         Es de destacar que además del español, el Papa habla fluidamente italiano, alemán, inglés y francés.
         El Papa partirá el mismo lunes 26, a las 20:15 horas desde el Aeropuerto Ben Gurión, en un vuelo de la compañía israelí El Al con destino a Roma.

Qué hizo Sturzenegger

Publicado en Apuntes Urbanos

(Extractos del capítulo 9 "La gestión de lo público" del libro Yo no me quiero ir, de Federico Sturzenegger, presidente del Banco Ciudad 2008-2013. Marco en negrita -yo, Apuntes- los cambios que hizo en la organización)

En febrero de 2008 me hice cargo del Banco Ciudad, un banco público propiedad del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, entonces con 129 años de historia (...) [que] tenía una importante masa de recursos que le aportaban los fondos judiciales -un financiamiento de largo plazo óptimo para cumplir con su meta de otorgar préstamos para la vivienda o para las pymes- pero ese dinero se invertía en títulos públicos de corto plazo. Además luego de años de desinversión, la infraestructura (edificios y sistemas) del banco estaba más que deteriorada y las colas en las sucursales eran interminables, con lo que la calidad de atención era muy pobre.
Para completar el panorama, el Banco Ciudad era una organización que perdía plata. En el segundo semestre de 2007 había perdido 80 millones de pesos, por lo cual estaba en una trayectoria de gran descapitalización que amenazaba la continuidad de la organización.
Pero en tan sólo cinco años de gestión, con trabajo y transparencia, la situación cambió radicalmente. Para 2012, con ganancias récord de 1067 millones de pesos, el banco se había convertido la empresa pública más rentable de la Argentina y mostraba ya cinco años de sólidos resultados. Entre 2008 y 2012 habíamos triplicado su patrimonio. Pero mucho más relevante que esos fríos números era el hecho de que había multiplicado por 7 los préstamos a las pymes, por 6 los préstamos a grandes empresas y cuadruplicado los préstamos hipotecarios (...).
También había consolidado su orientación social. Era el único banco del sistema que ofrecía cajas de ahorro gratuitas para todos sus clientes, el único que no cobraba las comisiones usurarias por las que Cristina Fernandez de Kirchner denunciaría luego a los bancos, el único que había instalado sucursales en villas y el único que ofrecía préstamos, incluso hipotecarios, para gente que ganaba el salario mínimo. Era, también, el único banco donde uno encontraba soluciones tan creativas como líneas de créditos para que un chofer de taxi pudiera convertirse en su propio patrón.
Para el año 2013, habíendo renovado todas sus sucursales, estaba por inaugurar un edificio diseñado por el estudio de Norman Foster (...) como su nueva casa central. La sede se estaba haciendo con estándares constructivos que lo convertirían en el edificio público más sustentable de Latinoamérica.
Es por todo esto que la escuela de negocios de Harvard escribió un caso de estudio, describiendo la renovación del Banco Ciudad y catalogándola como una de las dos experiencias de transformación de empresa pública más exitosas del mundo.

(...) Lo que más me sorprendió al llegar al Banco Ciudad es que teniendo, de todos los bancos de la Argentina, los mejores depósitos (los depósitos judiciales, que generalmente se mantienen estables por periodos largos) tenía gran parte de su plata invertida en títulos de corto plazo con el Banco Central y sólo un tercio de sus fondos destinados a dar préstamos empresas y personas. Es decir, que en vez de tomar depósitos de corto plazo y prestarlos a largo plazo, el banco lo que hacía era tomar depósitos de largo e invertirlos a corto. El Banco Ciudad, en vez de crear valor, lo destruía (...).
Invertir los dineros de los depósitos judiciales en títulos del BCRA le permitía al cuerpo gerencial esquivar la necesidad de tomar riesgos (...). Invertir en un título público no implica ninguno de estos riesgos. Aun en el caso extremo de un default de esos títulos, nadie podrá achacarle nada al funcionario que confió en "el Estado".
La decisión de no otorgar préstamos tenía un beneficio adicional. Como las sucursales no tenían razón de ser en un banco que no daba préstamos, éstas fueron derivadas a la tarea de “recaudación”, esto es, al cobro de impuestos y servicios (…). Como la recaudación por ventanilla es una actividad "mano de obra intensiva", requería la contratación de mucho personal, lo cual servía tanto a la política (que sistemáticamente ubicaba en la institución cientos de militantes con cada gobierno) como a los empleados (que habían logrado implementar un sistema que privilegiaba el ingreso a sus hijos e hijas por encima del resto de la ciudadanía). El resultado, como es de esperar, era calamitoso. Los títulos rendían muy poco y su rendimiento no alcanzaba a cubrir la inflada estructura. El negocio de recaudación tampoco reportaba ingresos significativos y tenía un costo altísimo (…)

Fue así que empezamos a migrar todas las operaciones de recaudación a medios electrónicos, un proceso que los usuarios naturalmente venían haciendo pero que empujamos casi al punto de máxima tolerancia. El resultado fue que en los tres años siguientes pudimos reducir las operaciones de caja de 1.300.000 por mes a unas 500.000. Liberadas las sucursales de esta pesada carga, pudieron focalizarse en vender préstamos: hipotecarios, personales y préstamos a las pymes, como mencionamos arriba. De la mano de este cambio mejoraron los niveles de calidad de atención, y también, de yapa, mejoró la rentabilidad del banco, porque habíamos comenzado a vender productos que la sociedad valoraba y por los que estaba dispuesta a pagar (...). En 2010, 2011 y 2012, el banco ganó más en términos reales que en sus 28 años previos (...).

A poco de llegar al Banco Ciudad, descubrimos que la institución tenía un insólito sistema de retiros. Consistía en un sistema de jubilación anticipada de elección voluntaria: faltando cinco años para llegar a la edad jubilatoria al empleado le bastaba firmar un papel en la gerencia de Recursos Humanos para hacerse acreedor de un sueldo del 100% (incluso con futuros aumentos por paritarias) por cinco años. Es decir que la edad jubilatoria en el banco era cinco años menos que en el resto del sistema y además garantizaba un sueldo del 100% durante ese plazo (...).
Aberrante como podría considerarse que este privilegio solventado por el erario público, la situación era mucho peor. Generalmente, los que aceptaban el esquema eran empleados que arreglaban con sus empleadores su "esencialidad" y a los que, por ende, se los tomaba como consultores (…) el costo para los ciudadanos a valores de hoy era el equivalente a unos 110 millones de pesos. [Este beneficio fue suspendido]. (…)
Estos son ejemplos de cómo las empresas públicas resultan un coto de caza de grupos políticos empresarios y sindicales. Debiera decir que ese tipo de presiones e intentos también se dan en las empresas privadas. La diferencia fundamental es que siempre paga la cuenta no es el contribuyente sino los dueños de la empresa. Y como estos están mucho más cercanos el problema también es probable que lo tengan más controlado.Otro ejemplo de las dificultades de poner al Estado al servicio de la gente tiene que ver con uno de los privilegios más aberrantes que existían en el Banco Ciudad, donde se asignaban los cupos de ingreso laboral exclusivamente a familiares de empleados del banco y a militantes políticos. (...)
Quedamos [con Mauricio Macri] fascinados al escuchar al ex presidente de Brasil hablar de este tema. [Inspirados en el BNDES de Brasil] ideamos un sistema de ingresos con la igualdad de oportunidades como objetivo primario. Para plataformistas, cajeros y empleados del call center: una convocatoria general anunciada en los diarios (en la que generalmente recibimos 10.000 currículos o más), un primer filtro por promedios en el secundario, definido para reducir el grupo a unos 1.000 postulantes y un examen en la Universidad de Buenos Aires a los que superen ese promedio. Del grupo seleccionado por puntaje priorizamos a quienes vienen de colegios públicos. Un sistema muy sencillo pero que transforma radicalmente la situación que heredamos. De un sistema que repartía privilegios nos movimos un sistema que da igualdad de oportunidades (…).
La CTA (que tenía la representación gremial interna) no tuvo prurito alguno en tirar su mentado progresismo por la borda, si progresismo e igualdad de oportunidades implicaban afectar un privilegio que los perjudicaba a ellos. Así que cuando instalamos el nuevo sistema, la respuesta de la organización fue virulenta. En total sumamos unos 20 paros en contra de la igualdad de oportunidades, incluido uno de cinco días (…)