Cortala, Ventura (más sobre la Ley de Medios)

En La Nación, Adrián Ventura nos asusta con un título terrorífico: La ley de medios es totalitaria.
La ley de medios contiene normas claramente autoritarias. Algunas, son muy conocidas. Por ejemplo, la prohibición de que una empresa sea titular, al mismo tiempo, de un canal de aire y de una empresa de cable. Esa prohibición no existe en otros países y no hay ningún motivo que la justifique porque los cables no usan espectro radioeléctrico. Es decir, no usan un bien escaso.
¿Las frecuencias no son escasas? ¿Puedo poner un canal en la banda UHF o estaría pisando Magic Channel, Hallmark o People&Arts?
Vale la pena recordar que el decreto-ley vigente es de 1980. Todo lo que no estaba previsto hasta ese momento (es decir todo lo que se haya inventado después de la radio FM) se considera servicio suplementario. Esto implica que desde las órbitas geostacionarias hasta el espectro UHF del canal 21 al 69, todo es considerado servicio suplementario y hoy es autorizado por un funcionario de 5to nivel. A partir de esta ley, será por audiencia pública. Pero un detallecito más:
Como cuando se digitalice la TV van a entrar más canales en el mismo ancho de banda (promedio 4 canales digitales en el ancho de banda en el que hoy entra 1 canal analógico), si la ley no sale, con la digitalización el actual broadcaster se queda con 3 canales más gratis (y nunca se renuevan los actores participantes en el broadcasting). ¡¡Así que vaya si son escasas las frecuencias!!
[Si alguien detecta un error técnico en mi razonamiento, le agradeceré me lo comente].
El otro argumento expuesto por Ventura es el siguiente:
Pero también hay vicios menos evidentes, pero igualmente graves. Veamos uno de los más groseros. La Autoridad de Aplicación, el nuevo Comfer, estará bajo la influencia, directa o indirecta, del Poder Ejecutivo y, en menor medida, de los gobernadores provinciales. Así, el organismo rector de la radiodifusión quedará al alcance del látigo del Príncipe. Pero, ¿mejoraría algo si ese nuevo Comfer estuviese bajo el poder de la oposición, por ejemplo? No, no mejoraría nada. La libertad de expresión y la libertad de quienes la ejercen en forma protagónica, medios y periodistas, requiere que esté lejos del alcance de todo el sistema político, sea el Poder Ejecutivo, gobernadores u oposición.
No entiendo quiénes elegirían a los miembros de la Autoridad de Aplicación en la ¿propuesta? de Ventura. En todas las alternativas a esta Ley que pedían autarquía del poder ejecutivo que conozco, esta está garantizada a través de un consejo compuesto principalmente por congresistas, electos por el pueblo. ¿Quiénes compondrían el organismo aséptico del sistema político, en la propuesta de Ventura? ¿"Académicos"? ¿Y quién los elegiría, la Cámara de empresarios de Radio y TV a quienes se supone que tiene que controlar? No entiendo a Ventura cuando se pone en ultraliberal y repite el "¡Que se vayan todos!" de rechazo a "la clase política" que se escuchaba, por izquierda y por derecha, en el 2001.

Ya dijimos que Frank Larue, el Relator Especial de la ONU sobre el Derecho a la Libertad de Opinión y Expresión, el mismo que fustigó fortísimamente las medidas tomadas por el régimen cada vez más totalitario de Chavez (lo creo y lo sostengo), tuvo palabras más que elogiosas para la propuesta de Ley argentina con media sanción. Dijo, textualmente, que:
(...) es un modelo único en el mundo y un ejemplo para todos los demás países, en virtud de que garantiza el acceso de todos los sectores a las frecuencias de la radio y la televisión manteniendo el principio de pluralismo y diversidad en el ejercicio de la libertad de expresión.
Sin interesarle ponderar las expresiones del guatemalteco de la ONU, entonces, al periodista de La Nación le preocupa que la Autoridad de Aplicación esté bajo la influencia, directa o indirecta, del Poder Ejecutivo. Repitamos lo que ya comentamos, cómo es en EEUU y Francia:
En Estados Unidos, la Federal Communications Commission (FCC) está integrada por cinco miembros, todos designados por el presidente y validados por el Senado, aunque sólo tres pueden pertenecer al mismo partido político. El Conseil Supérieur de l´Audiovisuel (CSA) de Francia está compuesto por nueve miembros nombrados, por decreto, por el presidente: el propio primer mandatario aprueba a tres, y los presidentes del Senado y de la Asamblea Nacional francesa designan a tres más cada uno. Es decir, el oficialismo también tiene mayoría en la autoridad de aplicación.
Sr. Ventura: ¿EEUU y Francia son países totalitarios? No creo que ud. lo considere así.

Si estos son los argumentos más fuertes que hay en contra de la ley, no hay motivos para preocuparse.

4 comentarios:

Daniel Rico dijo...

EL EMPLEADO DEL MES

En castellano clásico, la palabra alcahuete nombra a quien se ocupa de facilitar los encuentros venéreos, tanto sea por vocación como persiguiendo un rédito económico. La celestina, de Fernando de Rojas, era una alcahueta y Juntacadaveres, personaje del Uruguayo Carlos Onetti, tenia el mismo oficio.

En el lenguaje de los argentinos, un alcahuete es un empleado que se ocupa de contar a escondidas al patrón, que piensan sus compañeros de trabajo, denunciar al que trabaja sin el suficiente entusiasmo y sugerir a quien despedir para mejorar el nivel de producción. Estas tareas se llevan acabo al tiempo que se inventan halagos desmesurados para el patrón. Por extensión, se considera un alcahuete al que halaga al poder, espía o denuncia en cualquier situación. También suele usarse la palabra lameculos para hablar de estos individuos y su actitud es siempre condenada por la gente honesta.

Mas modernamente, y tal vez con mejor gusto, se suele llamar al alcahuete "Empleado del mes", en alusión a quienes aparecen en el cuadro de honor de la cadena de hamburguesas yanqui Mac Donald, circunstancia en la que se considera un honor lo que antes era una vergüenza.

Por estos días, se debate en la Argentina el cambio de la ley de medios de radiodifusión impuesta por la sangrienta dictadura, que asaltó el poder en 1976. El principal oponente al cambio de la ley es el Oligopólio mediático encabezado por el diario Clarín, que creció al calor de la dictadura y logro consolidar su posición dominante en los gobiernos democráticos que la sucedieron y que no pudieron cambiar la ley.

En el congreso, la derecha a defendido la posición del oligopólio Clarín, pero tratando de no quedar como los defensores de una ley dictatorial, en particular la Unión Cívica Radical, de larga tradición republicana.

A pesar de que el Partido Peronista , que impulsa la ley, a perdido apoyo de la ciudadanía a su gestión de gobierno, la derecha no ha logrado detener el avance de una reforma con gran consenso social.

La ley propuesta incluye una clausula que obligaría al Grupo Clarín a desprenderse de las licencia que le permiten una posición dominante del mercado en el plazo de un año.
Ante la imposibilidad de evitar la reforma, el diputado radical Oscar Aguad tuvo el descaro de proponerle, durante un debate televisivo, al jefe de la bancada peronista negociar el mantenimiento de los privilegios del grupo Clarín, a cambio de aprobar la ley; fueron sus palabras: "quitamos este artículo y la ley sale en una semana".

Los ciudadanos votamos a nuestros representantes para que defiendan el interés común, no se les confiere un privilegio sino una responsabilidad. A veces les es difícil estar a la altura del trabajo que deben hacer y es comprensible porque todos tenemos nuestras limitaciones; pero cuando vemos a algunos defender descaradamente los privilegios de una empresa a costa de traicionar el interés de todos, es difícil no sentirse traicionado.

Hoy quisiera proponer el reconocimiento al empleado del mes al diputado radical Oscar Aguad.

H dijo...

¿Dónde puedo conseguir una transcripción de esa entrevista?

Mordejai dijo...

H, me parece que no entendiste bien.

Es el CABLE el que no es un bien escaso (dejando de lado que si hubiera 50 empresas de cable compitiendo en la misma manzana, se te empieza a complicar el espacio físico, pero no va a suceder(

Y sin poner en juego mi opinión personal sobre el grupo Clarin, coincido con Ventura en que se trata de una medida autoritaria, por ser arbitraria y dirigida contra un grupo opositor en particular.

H dijo...

Te repito lo que me respondió una funcionaria por facebook:

muy por el contrario a lo que se dice, sancionada la ley de servicios de Comunicación audiovisual, va a haber muchos mas medios y no menos. Veamos el caso de los cables del interior. Conforme las normas vigentes, cada sistema de cable debe generar un canal propio de contenidos locales. La gran mayoria cumple este requisito. Claro que cuando digo la gran mayoria debo aclarar que hay una empresa que no lo cumple y que posee la friolera de 265 licencias de cable en el pais. Ahora bien, no es que han generado 265 canales propios, no no. Lo que hizo esa empresa fue generar 6 canales nacionales (TN, Volver, Rural TyC y TyCmax y Metro). En pocas palabras para cumplir la ley vigente le estarían faltando 259 canales locales.
La nueva ley propone hasta un maximo de 24 licencias de cable por licenciatario, digamos que TN es el canal local de la licencia de capital federal... todavia tendrian que producir 23 canales mas donde tengan circuitos de cable (Cordoba, la plata, etc)
TN se va a poder ver en todos los demás sistemas de cable, porque no hay impedimento en que se venda a otros canales. Lo que si va a pasar es que TN no va a ser el unico canal informativo del cable. y por cierto, en los cables van a aparecer los grandes ausentes actuales... las noticias locales.
Hoy TN no tiene licencia alguna, tampoco paga impuestos y si pasa contenidos no apropiados para el horario de proteccion al menor no paga las multas, sino que las pagan los cableros. Eso cambia con la nueva ley.
Clarin actualmente incumple la ley y solo tiene TN y no canales locales.
Mas alla de eso, TN se va a poder ver en todo el pais, pero además de TN, en cada localidad va a tener que haber un canal local con noticias locales... lo cual en nuestros calculos significa más canales, mas informacion y más fuentes de trabajo para periodistas, locutores, camarografos, etc
(...) la verdadera mordaza fue la compra de los medios locales por parte de los multimedios nacionales. Ahi se acabaron las voces con tonada regional y pasamos a saber sobre el embotellamiento en la general paz y no sobre el incendio o la sequia en nuestras localidades.