Dream Team de funcionarios y políticos argentinos

En las críticas a "la clase política" se suele tirar al bebé con el agua sucia, como dice el refrán, descartando a gente de mucho valor tanto en la oposición como en el oficialismo. Por eso quiero compartir este muy personal "Equipo de los sueños". Pueden dejar sus sugerencias de nuevos candidatos en los comentarios, con la debida justificación firmada por padre, madre, tutor o encargado.

Rodolfo Terragno: No pienso discutir a este gran periodista, político desarrollista, historiador, empresario, con nadie que no haya leído por lo menos la mitad de sus libros y artículos. Aunque sea, para zafar con 4, me leen La Argentina del Siglo XXI (¡y tengan en cuenta que lo escribió en 1985!) y me estudian su gestión en Obras Públicas (1987-89). Para aprobar deben saber que luchó contra la convertibilidad en su apogeo (mientras que Kirchner la defendió hasta su estallido) e hizo lo que pudo en un gobierno Aliancista que lo odiaba. Los que critican que es un intelectual que "no mide" frente al votante de a pie, se olvidan de que en el peor momento de la Alianza -dos meses antes de la renuncia de FDR- ganó las elecciones a senadores ante el complicadísimo electorado de la Capital, siendo el único que salvó la ropa. Hoy está en la OEA.


Roberto Lavagna: Hay que recordar lo que era la Argentina en mayo de 2002. En mi trabajo un compañero se la pasaba colgado de dolarhoy.com... llegó a comprar a 4 y gracias a Lavagna hizo pésimo negocio. El trabajo sucio lo había hecho Remes Lenicov, pero a Lavagna le tocó nada más y nada menos que atajar el dólar, recuperar el sistema financiero y la moneda nacional (se acuerdan de los patacones, lecops...), poner en marcha el aparato productivo... ¡¡¡¡canjear la deuda!!!! Nadie daba un peso por ese canje, ni siquiera el buen presidente del BCRA, Alfonso Prat Gay (y por eso tuvo que renunciar). Cuando se ve lo improvisado y poco profesional que es el ministro de economía actual, Nestor K., uno extraña la solvencia de Roberto. Cuando Lavagna se acercó a Kirchner en Feb 2008, a mi no sólo no me molestó, de hecho me alegró que le dijera al oído cosas como "Te patinaste 2,5 puntos del superávit fiscal". Hoy el país estaría mejor, sin duda, si Nestor no lo hubiera ahuyentado disgustado por eso que le dijo. Tendríamos menos fideicomisos de De Vido, el Tesoro hubiera ayudado al BCRA a comprar dólares para guardarlos en el Fondo Anticíclico que podríamos usar ahora para bombear la demanda agregada, las PyMEs hubieran reinvertido su impuesto a las ganancias, se hubieran reducido los subsidios a la clase alta y así moderado la "inflación shopping"... Y pensar que hay gente que se "enojó" porque Lavagna "era de la oposición y ahora está con ellos". Por favor...


Alberto Abad: Con él, la AFIP dejó de ser el burócrata bobo que nunca encuentra a los evasores. Cuántos contadores amigos me dijeron desde el 2002 "y... ahora no se jode". Con ingresar tu CUIT y apretar F8 cualquier agente de la DGI sabe más de tu vida fiscal que vos mismo. Al mismo tiempo utilizó esa informatización para hacerle la vida más fácil al contribuyente. A los que me vengan con lo regresivo, unitario, complejo y emparchado que es el sistema impositivo argentino les recuerdo que la AFIP no legisla, sólo ejecuta. Cuando lo renunciaron me cayó la ficha de que el poder gobernante se estaba vaciando de sus mejores hombres.


Graciela Ocaña: ¡La hormiguita! Honestidad, austeridad, coraje y capacidad de gestión, algo que no se vé a menudo. La conocí personalmente cuando vino a nuestra Asamblea Barrial (en la que estuvimos a centímetros de tomar el poder :). Luego estuvo en la Comisión Especial Investigadora de Diputados contra el lavado de dinero. Que haga con el Min. de Salud y las Obras Sociales lo que hizo con el PAMI. Tiene más huevos que todos los hombres del gabinete juntos (como dijo Ben Gurión de Golda Meir) y parece que tiene respaldo presidencial por ahora.




Lino Barañao: Viene del riñón de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica y es el primer ministro de Ciencia que tiene el país, en una excelente decisión estratégica de la Presidenta. En ese momento dije que por este ministro me bancaba que siguiera Guillermo Moreno y lo sostengo. Como ya dije anteriormente , quiero más Pampa y Pampero, ciencia básica, ingenieros, tecnólogos, Instituto Balseiro, INVAP y reactores nucleares, ¡QUIERO EL FUCKING TRIÁNGULO DE SÁBATO FUNCIONANDO A 88 MILLAS POR HORA! Y quiero menos abogados y psicólogos, no porque no sirvan, sino porque tenemos de sobra. Y quiero menos productores de blableta disfrazada de ciencia social del tipo "Análisis posmoderno del discurso social hegemónico desde la hermenéutica de Hegel: La experiencia de las empresas recuperadas en la crisis del 2001. Interacción y propuesta". (¿Querías polémica, Javier? ¡Tomá polémica!).

Habrá próximas entregas del "Dream Team", ¡no se lo pierdan!

Señor lector: Suscríbase
a Apuntes Urbanos sin costo alguno. ¡Sólo por hoy!

1 comentario:

Martin Costanzo dijo...

Totalmente de acuerdo con Apuntes sobre la pletora de charlatanes que se las dan de cientistas sociales. Lo digo con mucho dolor ya que soy egresado de la Facultad de Ciencias Sociales de UBA.