Los ñoquis del 29

Yo cuando era chico y hasta la universidad no quería trabajar en una empresa privada, sino en el Estado, lo más sagrado. Entre otras cosas porque lo hice en 1999 (como pasante en el GCBA), este tema me llega mucho.

La administración porteña se ha conformado históricamente con lo que se conoce popularmente como capas geológicas de empleados, asesores y funcionarios. Es decir, cada jefe que pasa, deja nombramientos de los que es difícil o imposible desprenderse.

Recuerdo que charlando con amigos sobre el tema siempre estaba la disyuntiva de que con este Estado no se puede gobernar (lo cual explica la decadencia de la ciudad), pero que si intentás hacer algo en pos de la meritocracia para disminuir la cantidad de ñoquis, inútiles y desganados que pueblan y traban al Estado Municipal, el gremio (Datarmini y Genta a la cabeza) te paraliza la gestión y en serio. No es joda.

En enero de 2008, Artemio había publicado una divertida parodia sobre el tema, en la que (más allá de bardear a Maurice y sus ideólogos), se preguntaba si éste podría contra todas esas capas geológicas que cabe aclarar, también fueron incorporados en las últimas gestiones supuestamente "progres".

Evidentemente y gracias a Alá está pudiendo. En palabras de Nestor Grindetti, Ministro de Hacienda:
"Censamos a todo el personal, le renovamos la tarjeta Moderban con el Banco Ciudad, hicimos un entrecruzamiento de datos, evaluamos el presentismo y analizamos las licencias médicas otorgadas a fin de clarificar la situación, que era uno de los objetivos del censo para optimizar los recursos humanos", dijo Grindetti.

Otro tema escabroso son las licencias médicas: hasta setiembre de 2008, 7800 empleados, en promedio, habían solicitado ese permiso, mientras que hoy bajó el número a 4400. Incluso el gobierno habilitó un número de teléfono donde se podrá denunciar a los empleados que no cumplen con su trabajo. Es el 0800-999-2727, pero se deberá marcar la opción 2/9 (por los ñoquis, explicaron) para canalizar la demanda. (La Nación)
Todo esto no lo hubiera soñado en mis fantasías más osadas, pero está sucediendo en la Buenos Aires de 2009. Miren este video:


(vía Aire y Luz)

Y no sólo se castiga al ladrón de recursos públicos, sino que se capacita a los buenos empleados que, por supuesto, son mayoría.

Otra de esas medidas que parecen surgidas de un libro de ciencia ficción es la página de denuncia al ñoqui. Yo le agregaría la aclaración de que las denuncias serán investigadas, que la confidencialidad no es sólo para el denunciante sino también para el denunciado (hasta que se compruebe la estafa, por lo menos) y que todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario (para desalentar que esta página de denuncias se utilice para la venganza personal y las operaciones políticas), pero sin dudas va en el sentido correcto.

Si sigue así, espero que Macri no se tiente con la presidencia (es joven, tiene 50 años) y gobierne la ciudad hasta el 2015.

3 comentarios:

Andrés dijo...

Muy bueno Hugo
No conocia la pagina de denunia al ñoqui.

H dijo...

Andrés: A full!
Y posteé el video este antes que salga (hoy) en todos los medios como "el primer mensaje institucional emitido por you tube".

Andrés dijo...

lo que pasa que es hincha de boca
COMO YO